La Senda de la Defensa.

Una de las estrategias menos usadas hoy en día pero que tuvo su momento de gloria es la estrategia defensiva o de control de juego, en la que nos dedicamos a controlar el juego y protegemos a nuestros guerreros del enemigo.

¿Que características define una banda defensiva?

Número limitado : Las bandas defensivas suelen ser bandas con poco número de guerreros, eso permite que dichos guerreros tengan unas características superiores y sean difíciles de matar.

Capacidades mejoradas : Sea por sus propias estadísticas o por reacciones y acciones especiales, estos guerreros dispone de más herramientas para mantener controlado al enemigo o para poder eliminarlo.

Gran cantidad de salud y defensa : Por lo general, las bandas defensivas dispone de gran cantidad de heridas (4 en el conjunto de guerreros o incluso más en el caso de líderes) además de un atributo de defensa (generalmente a escudos) que suele llegar a los 2 dados.

El Mazo de Poder Defensivo.

Si en las anteriores estrategias las cartas son importantes, en la estrategia defensiva es crucial y prácticamente quien hace que esta estrategia funcione.

Al igual que en un mazo agresivo, las repeticiones de dado son muy importantes aunque en este caso es respecto a la defensa añadiendo más oportunidades para que el guerrero sobreviva. Otro añadido importante al mazo de poder son las cartas que nos da efectos que le proporcione al guerrero marcadores de Guardia o que se consideren en guardia, que además de otorgar más probabilidades de supervivencia evita que sean presionados y no quedar expuestos.

Otras cartas que buscaremos sin duda son los empujones y movimientos, no solo para nuestros guerreros sino también para evitar que los del contrario lleguen a amenazarnos.

Aunque escasos, los efectos curativos también son demandados en este tipo de estrategia por lo que es una opción para incluir.

En cuanto mejoras, priorizamos las que mejora las estadísticas de nuestros guerreros e inspirarlos, además de otras cartas que nos mejore el robo de cartas o nos permita controlar más el entorno donde nos movamos.

Otra de las mejoras que interesa son las que proporciona puntos de gloria adicionales, sobretodo las que premian la supervivencia del guerrero o su posicionamiento, ya que al buscar que estos sobrevivan durante toda la partida nos dará un extra de gloria que podría ser crucial.

El Mazo de Objetivos Defensivo.

Cuando diseñamos nuestro mazo de objetivos para esta clase de estrategia, la elección de los objetivos de auge no es tarea fácil. Aunque seguramente nuestros guerreros son potentes en combate no debemos caer en la tentación de elegir cartas que tengan como detonante el combate ya que no queremos exponer a nuestros guerreros, otra consideración que tenemos que tener en cuenta es que lo que primaría en dicha selección es la independencia de los resultados de dados a la hora de puntuar.

Al no querer depender de los dados, los objetivos en general deberían poder cumplirse por nuestras acciones, por la supervivencia de nuestros guerreros y su posicionamiento. Puede ser tentador mezclar esta estrategia con algunos objetivos de ocupar objetivos pero al ser las bandas defensivas pequeñas en número no deberíamos tener muchos de estos objetivos para evitar que se queden en la mano.

Tampoco es mala idea tener algunos objetivos que dependan de la cantidad de cartas puntuadas, ya que esta estrategia tiene muchas cartas fáciles de puntuar pero de poca cantidad de puntos por lo que estas cartas, por lo general generosas en puntos, es algo que nos tendríamos que plantear.

Ideas finales.

Lo primero que tenemos en cuenta es la poca o nula interacción que vamos a tener con el enemigo, ya que si hacemos las cosas bien el enemigo estará fuera del alcance y podemos permitir el lujo de usar activaciones para poner en guardia a nuestros guerreros o robar cartas para recargar nuestras mano de las herramientas que necesitamos para proteger a nuestros guerreros.

Al igual que la estrategia de Objetivos, no buscamos el combate ni que nuestros guerreros estén cerca del enemigo por lo que la colocación de los tableros puede ser clave.

Otro detalle que tenemos que tener en cuenta es la posición del contrario, sobretodo si no sigue una estrategia agresiva ya que nuestro «atrincheramiento» puede ser aprovechado por el contrario para ocupar losetas de objetivos y realizar su juego, así que en estas situaciones nuestras distintas herramientas de control son cruciales.

Aunque es importante, no debemos obsesionarnos con los puntos de gloria, posiblemente esta sea de las estrategias que menos puntos puede conseguir al final de la partida, pero debido a nuestro potencial de control el enemigo debería puntuar aún menos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *