Primacía ¿Una nueva regla destinada a romper el meta?

Cuando llegó Direchasm a nuestras manos vimos un contador extraño en el inserto de la caja y para los afortunados que hicieron una reserva les llegó una moneda extraña que se relacionaba con una nueva regla llamada Primacía.

¿Qué es la Primacía?

Como todo lo ocurrido desde Beastgrave  a bote pronto decimos que Primacía es una palabra clave dentro del conjunto de estas para interactuar con las cartas ya publicadas y reforzar una estrategia o mecánica pero Primacía ha añadido una nueva vuelta de tuerca a las palabras clave y es añadir unas reglas adicionales si en tu mazo de objetivos o de poder incluyes cartas con esa mecánica.

Lo primero que debemos observar es la recompensa por tener el contador de primacía sin contar otros añadidos que vendrán con las distintas cartas que tendrá nuestro mazo. Si conseguimos retener el contador hasta el final de la ronda, devolvemos dicho contador con el resto de contadores sin usar y obtenemos un punto de gloria ya gastado, por lo que el potencial de gloria por partida sería de 3 puntos y no es nada desdeñable.

El truco está en que las mismas condiciones para conseguir el contador de manera básica está disponible para los dos jugadores y el juego se transforma en una lucha por conseguir y retener dicho contador para puntuarlo y que el contrario no lo consiga.

A estas alturas ya se ve que esto es un cuchillo de dos filos, porque si tu mazo no tiene forma de aprovechar la Primacía te esta tentando a hacer decisiones ineficientes con tu estrategia con tal de que el contrario no conserve dicho contador.

¿Cómo se consigue la Primacía si no tengo cartas para ello?

Ya que conseguir el contador de Primacía es una competición en la que puedes participar tienes que tener bien presente las condiciones que se debe cumplir para reclamar dicho contador.

Cabe destacar que estas formas son completamente ineficientes pero te permite defenderte con esta mecánica si no participas en ella o poder conseguirlo si las cartas no te acompañan.

Las formas de conseguir la Primacía son las siguientes :

  • Dejar fuera de combate a un enemigo sin contadores de herida mediante la acción de ataque de un guerrero amigo : Esta condición es complicada ya que, a no ser que te enfrentes a una banda muy numerosa, será necesario ataques muy certeros y muy potentes para matar a un guerrero que esté con su vida intacta. Esta condición solo estaría vigente para guerreros que de por sí tenga un ataque con un atributo de daño mínimo de 3 y es posible que necesite cartas y efectos adicionales para poder cumplirlo.
  • Dejar fuera de combate a un líder enemigo con una acción de ataque de un guerrero amigo : Mucho más fácil que la condición anterior ya que no necesita que el enemigo esté sin herir pero, como es obvio, solo podemos optar a dicha condición una vez por partida, de todas formas el líder enemigo suele ser un objetivo casi siempre por lo es viable conseguir el contador de esta forma.
  • La banda ocupa 4 objetivos o más : Simplemente demencial, no solo te condiciona toda la ronda poder conseguirla sino que ya es complicado ocupar 3 objetivos sin ayuda de cartas, empujones y otros efectos, ocupar 4 es imposible sobretodo si  tu banda no dispone de los guerreros necesarios para poder hacerlo. En el caso de tener todos los recursos para posicionarse seguramente se querrá racionar para cumplir objetivos más que obtener el contador.

Primacía y las cartas.

Por ahora, viendo la mecánica tal cual no parece tan atrayente pero como la Primacía no se activa hasta que tengamos cartas que la usen vamos a ver al día de hoy que cartas tenemos disponibles.

 

Como objetivos tenemos Depredador Asombroso y Arranque de Agresividad que nos premia cada cual por tener el contador de primacía además de que son híbridas y nos sirve si no tenemos dicho contador. Las dos coincide en la otra condición que haya daño de 4+ con la diferencia de que el auge solo necesitamos dicho daño en el caso de que efectuamos el ataque mientras que en Depredador Asombroso el guerrero debe tener dicho daño en su atributo de ataque.

Por ahora solo sirven (para la Primacía) si conseguimos conservar el marcador.

En el caso de gambitos no hay mucho que elegir ya que solo disponemos de una carta pero esta carta es buena de por sí si conseguimos eliminar al contrincante ya que nos permite primero obtener el contador de primacía obviando sus restricciones, y luego nos da una curación o un empujón que siempre van bien.

Respecto a las mejoras tenemos dos, Ama de los despojos que nos permite conseguir de manera más sencilla el contador (solo nos valdría para la primera baja del turno o para recuperar si perdemos dicho contador) con bajas enemigas mientras que el otro nos da ventaja al acaparar la Primacía. El problema de Atavíos Temibles es que no sirve para conseguir el marcador y cuanto más lo usemos (y matemos) menos oportunidades tendremos de conseguir la Primacía en rondas futuras.

Conclusión.

Para mi opinión Primacía no es una estrategia ganadora de por sí, sino un complemento para las bandas agresivas. Como observamos hay pocas cartas para aprovecharla como estrategia principal y que tengamos que ir matando guerreros enemigos nos dificultará obtenerla más adelante.

Naturalmente iremos a matar si nuestro mazo de objetivos es agresivo, y solo tengamos algunas cartas que, aparte de la primacía, nos ayude en esa estrategia pero tiene un potencial muy interesante para cartas futuras.

En el caso de defenderte de esta mecánica si no eres agresivo, no creo que tengas que hacer algo muy especial de lo que ya se hacía antes que es evitar que el contrario elimine a tus guerreros y puntuar lo más rápidamente posible para crear distancia de puntos de gloria entre el agresivo y tú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *