La evolución del Control de Objetivos.

Sin duda el paso de la Temporada de Ghur (Beastgrave y Direchasm) a la Temporada de Ulgu (Nethermaze y la temporada del 2023) es la transición de los token de rasgo de letal a cobertura y la mecánica de Indagar y que dichos marcadores empiezan con su cara de objetivo oculta por lo que se vaticinó la muerte de la estrategia de objetivos y el triunfo del aggro.

Al principio de la temporada de Harrowdeep parecía que eso sería así pero lo que estábamos presenciando es la transformación (o evolución) de dicha estrategia.

 

                        Todo es cambio, y el cambio es bueno,

Los inicios del Cambio.

El primer cambio que se produjo al inicio de Harrowdeep fue la rotación en si misma y la desaparición de los auges que premiaba ocupar los objetivos lo más rápidamente posible y puntuarlos al final de la activación o de forma inmediata, consiguiendo unos puntos de gloria fáciles de conseguir y darle un empujón serio a tu banda al poder equipar rápidamente a tus guerreros.

La forma natural de contrarrestar esta estrategia o era una actitud muy agresiva que elimine a los guerreros enemigos antes que pudiera ocupar dichos objetivos (algo que no siempre era posible por la configuración de los tableros al inicio de la partida) o darles la vuelta a los marcadores de rasgo para que presente al enemigo su cara letal (mecánica muy complicada de hacer para ciertas bandas además de que necesitas que los marcadores estén cerca de tus guerreros para realizarlos y ya en el paso de colocación de marcadores se te puede complicar).

Y llegó el Reino de Ulgu con Harrowdeep y trajo la mecánica de que todos los marcadores de rasgo están en la cara de cobertura (ya no existe el marcador de rasgo con hexágono letal) y todas las bandas tiene la facultad de dar la vuelta a los marcadores de forma letal. Esto causó que las bandas con una fuerte estrategia de ir a objetivos se encontrasen perdidas al no poder ocupar los objetivos en los primeros compases de la partida y tener que estar telegrafiando al contrario que quiere puntuar sus cartas de objetivos al indagar antes del final de fase (eso si no tiene unos de los escasísimos auges de ocupar objetivos).

La Transformación de la Senda de la Ocupación.

La temporada ha ido avanzando y cada vez nos hemos adentrado más en Ulgu y llegamos a Nethermaze, se han ido añadiendo más y más cartas a nuestra colección y se ha ido viendo una deriva a la estrategia de objetivos cada vez más interesante.

Lo primero es la utilidad defensiva de los hexágonos de cobertura ya que una de las características de las bandas numerosas (y que tanto se benefician de ocupar objetivos) es su mala defensa, ya que al estar en un hexágono de cobertura permite que sus dados de esquiva funcionen en la práctica tan bien como los dados de escudo, y si ya dispone de un atributo de 2 dados ya dicha defensa mejora en gran grado por razones obvias.

Pero el cambio más notorio está dentro de las mismas cartas de objetivos que añadimos a nuestro mazo. Ahora mismo podemos comparar los distintos hexágonos de cobertura como objetivos potenciales, incluso los pintados en el tablero, para poder puntuar de manera temprana y así ir equipando. El siguiente paso natural será indagar para aprovechar sus caras de objetivos y esto en si mismo ya es una fuente potencial de gloria por las nuevas cartas que se aprovechan tanto de indagar como de dar la vuelta al marcador.

Luego ya aprovecharemos los marcadores de rasgo en su cara de objetivos para puntuarlos de la manera clásica.

Conclusiones.

La Estrategia de Ocupar Objetivos está evolucionando a algo más complejo ya que para aprovecharla al completo tenemos que ir por fases.

En la primera fase debemos ir ocupando los hexágonos de cobertura para ir aprovechando de la defensa que otorga a los guerreros e ir puntuando los objetivos que podamos al estar en dichos hexágonos, luego indagar con el subsiguiente peligro de poner a nuestros guerreros a la exposición de la agresividad del contrario y puntuar por el hecho de hacer las indagaciones y volteos de marcadores para luego puntuar los objetivos que ya nos debería dar a estas alturas los puntos finales que nos hace falta para ganar la partida.

Todo suena bien en forma escrita pero ahora los marcadores de rasgo están mas cercanos entre si debido a las reglas actualizadas de colocación de marcadores y que muchas de las cartas de cobertura nos exige que vayamos al territorio enemigo para poder puntuarlas exponiendo más aún la agresión.

La parte buena es que las cartas que exigen ocupar todos los objetivos de un tablero o territorio son más fáciles de puntuar si no se abusa de Indagar aunque eso es algo que debería tener en cuenta el rival pero si lo hace es un guerrero enemigo que ha tenido que ocupar un objetivo e indagar y no dedicando a matar nuestros guerreros.

Todo esto nos exige un esfuerzo de planificación para controlar tanto los guerreros enemigos como la partida en si misma para evitar que nuestros guerreros sean mermados y nos imposibilite la ejecución de nuestros planes por lo que la elaboración de un mazo de poder sin fisuras es más importante que en otras estrategias.

Estos cambios nos recuerda al principio del juego el cambio que hubo de ocupar objetivos con un número específico a ocupar una cantidad determinada de objetivos aunque el cambio presentado a día de hoy es mucho más radical que en aquél entonces.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *