¿Como diseñar el mazo de objetivos?

Uno de los pasos más importantes que daremos al confeccionar nuestros mazos es pensar y confeccionar el mazo de objetivos. Sin este mazo el resto de valoraciones que hagamos carece de sentido ya que si los guerreros de la banda y el mazo de poder es el cuerpo, el mazo de objetivos es el alma de nuestra banda.

¿Que es lo primero que tenemos que considerar?

Lo primero que tenemos que considerar cuando hacemos nuestro mazo de objetivos es la estrategia que vamos a llevar a cabo. Este pensamiento es lo que va a condicionar el resto de decisiones y para ello debemos tener muy en cuenta los puntos fuertes de nuestra banda. Por ejemplo, es posible construir un mazo de objetivos a base de ocupar losetas de objetivos y jugar de manera defensiva con los Chikoz de Ironjaw pero perderíamos parte de su potencial al tomar este camino.

Otro tema a considerar es la viabilidad de los objetivos elegidos respecto a las capacidades de nuestra banda. Tenemos que elegir objetivos que sean realizables de una forma realista y sin necesidad de complicadas combinaciones de elementos para que dicha carta se pueda puntuar, lo ideal es que cada fin de ronda podamos puntuar nuestros objetivos ya que los puntos de gloria no solo es lo que nos dará la victoria sino que es nuestro recurso más importante para poder mejorar a nuestros guerreros con las distintas cartas de mejora que tendremos en nuestro mazo de poder.

¿Y que cartas de objetivo debo elegir?

Una de las consideraciones más básicas que tenemos que tener en cuenta es la facilidad para puntuar, es muy tentador llenar nuestra baraja con multitud de cartas que otorgan una gran cantidad de gloria pero esta estrategia es muy avariciosa y no siempre nos lleva a buen puerto.

Mi primera recomendación es que al menos la mitad de las cartas del mazo otorguen solo 1 punto de gloria, y con prioridad las cartas que se pueden puntuar inmediatamente ya que estas nos da una ventaja táctica muy elevada gracias a disponer de manera inmediata del punto de gloria además de robar de manera gratuita otra carta de objetivo.

Otra consideración que tenemos que tener muy en cuenta es cuando debemos puntuar dichas cartas. Si abusamos de las cartas que se puntúan en la ronda 3 corremos el riesgo de que se queden atascadas en nuestra mano y acabemos descartando la carta para poder avanzar en la partida. De dichas cartas no metería más de 1 o 2 cartas en nuestro mazo.

Y no olvidemos de nuestro «Finisher», la carta que más puntos nos otorgaría y que sería la culminación de nuestra estrategia. Al ser cartas de tanto valor y que necesita unas condiciones muy específicas para poder puntuar recomiendo llevar solo una de estas cartas (o dos si tienen sinergia entre si)

Conclusión.

Los elementos más importantes a la hora de diseñar el mazo de objetivo es la sinergia que deben tener los objetivos entre sí y que permita establecer una estrategia sólida junto a nuestros guerreros y mazo de poder y la facilidad de puntuar dichos objetivos sobretodo en el principio de la partida para tener el «combustible» necesario para mejorar nuestros guerreros y optar a los objetivos de más valor.

Otro tema que no debe obviarse es la «Curva de Gloria», lo más recomendable es que la mitad de las cartas sean de 1 punto de gloria, al menos un cuarto de dicha baraja de 2 puntos de gloria y el resto para las cartas de 3 o más puntos de gloria.

Esta curva, aunque óptima en la mayoría de casos, no está escrita en piedra ya que según la estrategia y sinergia de dichos objetivos puede hacer que las proporciones varíen y la experiencia es la mejor forma de afinarla. Pero es de importancia capital no tener que desechar las cartas de objetivos nada más robarlos porque no tenemos la capacidad de poder puntuar dichas cartas en la primera ronda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *